miércoles, junio 01, 2011

Camiseta 'Terminator 2: Hasta la vista baby'

Terminator 2: Hasta la vista baby

Quince... Quince imberbes años tenía cuando el señor James Cameron tuvo a bien darme, cinematográficamente hablando, una colosal patada en las pelotas.

Primer día tras el estreno, cola kilométrica, pillamos nuestras entradas y vamos a los recreativos a hacer tiempo ya que para la primera sesión no quedan asientos. Tras echar unos vicios salimos a ganarnos la pole position (obviamente, no eran entradas numeradas) y lo logramos. Al poco rato ya hay gente detrás de nosotros abarrotando las puertas de cristal del, tristemente ya desaparecido, Cine Serrano de Valencia. Empujones, agobio, masificación... Se abren las puertas (hacia fuera, grave error) y un amigo y yo logramos entrar los primeros. Corremos como posesos hacia la sala a pillar el mejor sitio posible cuando oímos un tremendo "CRASH". Rápidamente nos giramos y nos da tiempo a ver cómo la puerta de cristal está volando en miles de pedazos (es lo que pasa cuando 10 personas intentan entrar a la vez por donde sólo caben 3). El tiempo se detiene, los cristales parecen flotar en el aire, una horda de espectadores comienza a llenar el hall del cine a lo 'Braveheart' y un segundo amigo (éramos 3) que estaba entrando en ese momento se echa la mano al cuello. En el fragor de la batalla por alcanzar el asiento perfecto pensamos que ya habrá tiempo de preocuparse por él, lo primero es lo primero.

'Terminator 2: El Juicio Final', el acontecimiento del año y la película que marcó la adolescencia de muchos de nosotros. En una época en la que no había internet y la información que teníamos de la peli era anecdótica comparada con la que disfrutamos actualmente, la expectación rozaba la locura. Añadid al cocktail unas hormonas en ebullición, un Schwarzenegger titánico, unos efectos nunca vistos, el 'You Could Be Mine' de los Guns n' Roses y un prota rebotado de 13 años.

En mi vida he disfrutado tanto en el cine...

Si tuviera una máquina del tiempo, volvería a aquel día para "autorregalarme" esta camiseta...

Camisetas 'Terminator 2: Hasta la vista baby' en Don Robot USA.

P.D.: Mi amigo, el de la mano en el cuello, con los sitios perfectos asegurados, fue raudo y veloz a la cafetería del cine. Allí un amable señor, tras recomendarle que se fuera a que le miraran ese corte, le dio un papel de fumar para cortar la hemorragia cuellil y poder ver la película "tranquilamente"... "¡Uy sí! ¡Después de la cola que he hecho me voy a ir a casa!" le espetó mi amigo. Ya en casa y tras la reprimenda paterna, fueron a urgencias y, tras ponerle un par de puntos, el médico sentenció con un: "chaval, que sepas que si ese cristal te llega a pasar un milímetro más cerca te hubiera seccionado la yugular y lo mismo ya no estabas aquí"... Fue un día emocionante.

No hay comentarios: